Human Papiloma Virus (HPV)

El "HPV o virus del papiloma humano", es el virus que produce la infección de transmisión sexual más frecuente, y aunque la mayoría de las veces esta infección es inofensiva y desaparece sola, algunos tipos pueden provocar verrugas genitales o cáncer. 

Existen más de 100 tipos de virus del papiloma humano, de los que unos 40 subtipos pueden infectar zonas como la vulva, la vagina, el cuello uterino, el recto, el ano, el pene, el escroto, la boca y la garganta. Los que causan las verrugas comunes de manos y pies son otro tipo y no están implicados en la transmisión sexual.



Casi todas las personas sexualmente activas se contagian HPV en algún momento de su vida, ya que este se produce por contacto entre piel y/o mucosas durante las relaciones sexuales, y nunca se enteran de ello, desapareciendo sola la infección. 

Los tipos HPV 6 y HPV 11 causan la mayoría de los casos de verrugas genitales, que aunque molestas y estéticamente desagradables, no provocan cáncer ni otros problemas graves de salud. 

Los tipos HPV 16 y HPV 18 son los causantes de la mayoría de los casos de cáncer. Se los denomina HPV de alto riesgo siendo los responsables del cáncer de cérvix uterino, pudiendo provocar también cáncer de vulva, vagina, pene, ano, boca y garganta. 

Lamentablemente, no se manifiestan signos de infección hasta que ya se han producido graves problemas para la salud. Es por ello, que son tan importantes los chequeos periódicos. En muchos casos, el cáncer cervical se puede prevenir al detectar cambios anormales en las células que, de no tratarse, pueden convertirse en cáncer.




El diagnóstico se realiza con las siguientes pruebas: 

  • Examen macroscópico: 

Se basa en la observación directa de las verrugas genitales; se puede utilizar ácido acético, que tiñe de blanco las lesiones. Asímismo, se observa mediante colposcopia del cuello uterino y la vagina, previamente teñida con yodo o ácido acético.




  • Examen microscópico: 

Observación de células sospechosas con cambios coilocíticos en citologías de cuello uterino y vagina en mujeres, usando la tinción de Papanicolaou. 

Se pueden tomar biopsias de lesiones sospechosas, o incluso de vegetaciones o verrugas genitales, tanto de hombres como de mujeres, y enviar las muestras a una sección de anatomía patológica para su análisis.




Detección directa del material genético del virus por técnicas de biología molecular, que amplifican el ADN del virus y permiten la identificación de los distintos serotipos.



La infección por HPV no tiene cura.

Existen 3 vacunas contra el HPV: Gardasil, Gardasil 9 y Cervarix. 

Todas estas vacunas brindan protección contra los tipos 16 y 18 del HPV, los dos tipos que causan el 70% de los casos de cáncer cervical. 

La vacuna Gardasil también protege contra los tipos 6 y 11 que causan el 90% de los casos de verrugas genitales. La Gardasil 9 protege contra otros 5 tipos de HPV (tipos 31, 33, 45, 52 y 58) que también pueden provocar cáncer del cuello uterino, ano, vulva o vagina.

Las vacunas contra el HPV se administran en una serie de 3 aplicaciones. La segunda aplicación se administra 2 meses después de la primera y la tercera se administra 4 meses después de la segunda aplicación. Por lo tanto, lleva 6 meses en total aplicarse las 3 inyecciones.

Todas las personas de entre 9 y 26 años pueden vacunarse contra el HPV para protegerse contra las verrugas genitales o los diferentes tipos del HPV que pueden provocar cáncer. 

Se recomienda que los niños se vacunen a la edad de 11 o 12 años, para que estén bien protegidos años antes de convertirse en personas sexualmente activas. 

No suele aplicarse a personas mayores de 26 años. 

Si bien, los preservativos y las barreras de látex bucales no ofrecen una protección total, ayudan a disminuir la probabilidad de contagiarse el HPV.

Por lo general, el cáncer tarda varios años en aparecer, lo que permite detectar y tratar las células anormales del cuello uterino antes de que se conviertan en células cancerosas.

Hay que reseñar que la gran mayoría de las infecciones por HPV son temporales y autolimitadas, por lo que no debemos obsesionarnos, sino hacernos los chequeos de salud periódicos, que deben incluir pruebas de Papanicolaou o del detección del HPV.

En la actualidad, no existe una prueba para detectar el HPV de alto riesgo en varones.
COMPARTE

Si te ha gustado esta entrada

Deja algún comentario y no dudes en compartir el artículo en tus redes sociales. A nosotros nos harás un gran favor y puede que a alguno de tus contactos también le guste y comparta a su vez. Muchas gracias de parte del equipo de Medicusmeo.

    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comments :

Post a Comment