Fractura de escafoides

El escafoides es uno de los huesos pequeños de la muñeca, ubicado muy cerca del dedo pulgar, en la base de la depresión que forman los tendones de dicho dedo, siendo el hueso de la muñeca con más probabilidad de romperse.

El dolor o sensibilidad a la palpación en esta área puede ser un signo de escafoides lesionado.

La fractura del escafoides, por lo general, es causada por una caída sobre una mano abierta.

Ocurre en personas de todas las edades, incluyendo niños, sobre todo durante la realización de actividades deportivas o en accidentes de vehículos motorizados en varones de entre 20 y 30 años.




SÍNTOMAS:

Las fracturas de escafoides, generalmente, causan dolor e inflamación en la base del pulgar, que se agrava con los movimientos. 

Puede llegar a causar impotencia funcional de la mano.



DIAGNÓSTICO:

Lo más importante es una correcta historia clínica y exploración por parte del médico. 

La radiografía simple es la primera prueba a realizar y puede mostrar si un hueso está fracturado y si hay desplazamiento, aunque a veces, un escafoides fracturado no aparece en una radiografía inmediatamente.

Una prueba interesante es la resonancia magnética, que nos permite visualizar los huesos y los tejidos blandos. A veces muestra una fractura del escafoides antes que pueda verse en la radiografía.




TRATAMIENTO:

Las fracturas de escafoides que están cerca del pulgar, por lo general, consolidan en cuestión de semanas con la protección adecuada. Esta parte del hueso escafoides tiene una buena irrigación de sangre, que es necesaria para que el hueso suelde. 

Su médico le colocará un yeso que, generalmente, llega hasta debajo del codo y que puede incluir el pulgar o no.



El tiempo que toma la consolidación de la fractura varía de persona a persona. 

Su médico monitorizará la consolidación, tomando radiografías periódicas u otros estudios por imágenes, hasta confirmar que el hueso ha consolidado.


Si el escafoides se rompió por la parte media (cuello) o más cerca del antebrazo (polo proximal), la consolidación es más difícil, ya que estas áreas del escafoides no tienen una buena irrigación de sangre. 

Probablemente requerirá de cirugía con tornillos y alambres.




En casos, en que el hueso se fracturó en más de dos pedazos, podría necesitarse un injerto de hueso para ayudar en la consolidación.


COMPLICACIONES DE LA FRACTURA DEL ESCAFOIDES:

  • Falta de consolidación:

Puede suceder que los dos fragmentos de hueso queden sin unir, pese a su inmovilización con escayola, en este caso, como se indicó en el apartado anterior requerirá de cirugía. 

  • Necrosis avascular:

Se produce cuando los fragmentos se han movido y separado (desplazado), la irrigación de sangre a esos fragmentos puede dañarse. 

A veces, la irrigación de sangre a uno de los fragmentos es tan mala que la pieza no obtiene suficientes nutrientes y las células en ese fragmento mueren. Esto se llama necrosis avascular. 

Un injerto de hueso con aporte de sangre propio (injerto vascularizado) es el tratamiento más efectivo para esta condición.



Osteoartritis

Con el paso del tiempo, la falta de consolidación y la necrosis avascular del escafoides, pueden llevar a osteoartritis de la muñeca, cuyos síntomas incluyen:

- Dolor en la muñeca
- Rango de movimiento reducido de la muñeca
- Dolor con actividades como levantar o coger objetos

COMPARTE

Si te ha gustado esta entrada

Deja algún comentario y no dudes en compartir el artículo en tus redes sociales. A nosotros nos harás un gran favor y puede que a alguno de tus contactos también le guste y comparta a su vez. Muchas gracias de parte del equipo de Medicusmeo.

    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comments :

Post a Comment