Disentería

La disentería es un término general utilizado para un grupo de trastornos gastrointestinales, caracterizados por una inflamación de los intestinos, especialmente del colon. 

El término disentería viene del griego dys: alteración, enteron: intestino.

Generalmente, cuando se habla de disentería, nos estamos refiriendo a una infección que causa diarrea

A menudo se transmite por falta de una adecuada higiene, siendo una de las causas más comunes, el no lavarse las manos después de usar los baños públicos. 

Se transmite de persona a persona, y es muy común que se pase entre los miembros de la familia.

La infección también puede contraerse a través de alimentos contaminados y es muy frecuente enfermar cuando viajamos a países no desarrollados, con deficientes sistemas de saneamiento de aguas.

Es muy importante para las personas que viajen a países en los que hay dudas sobre la seguridad del agua, que presten atención a la higiene. Deben beber sólo agua embotellada para reducir el riesgo de infección.




Los síntomas característicos incluyen:


  • Fiebre brusca que alcanza los 40ºC
  • Mialgia
  • Astenia
  • Cefalea
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Calambres
  • Esfuerzo al defecar (tenesmo)
  • Diarrea acuosa o heces con sangre y moco


Hay dos tipos principales de disentería: la bacteriana y la amebiana.


La bacteriana es la más común. 

Es causada por bacterias del género Shigella (con sus 4 serotipos; boydii, flexnery, soneii y dysenteriae.) E. coli enteroinvasiva y Yersinia enterocolítica, que entran por la boca y se multiplican en el intestino. 
Los síntomas generalmente son leves y desaparecen en pocos días o en una semana.




La disentería amebiana (de origen parasitario: Entamoeba histolytica y en niños, Balantidium coli) es una enfermedad inflamatoria parasitaria que afecta el intestino grueso, típica de países subdesarrollados, con una aparición más gradual de los síntomas, ya que el parásito ataca al intestino grueso y lo hace sangrar. 

Puede permanecer en el cuerpo silente durante meses, y a veces años, sin mostrar síntomas. 

Al principio, por lo general, los enfermos presentarán fiebre y molestias abdominales leves, con calambres acompañados de diarrea. 

Si no se trata y la infección progresa, los enfermos pueden presentar una pérdida importante de peso y fatigabilidad con el mínimo esfuerzo, distensión abdominal marcada y deshidratación.



El tratamiento, para la infección amebiana intestinal asintomática en las regiones no endémicas, se basa en los medicamentos que tienen acción amebicida en el lumen del intestino, como el furoato de diloxanida, el iodoquinol y la paramomicina.

En el caso de la disentería ocasionada por la bacteria Shigella, el tratamiento consiste, en restituir los líquidos perdidos por el enfermo como consecuencia de la diarrea, evitando la deshidratación. 

La rehidratación oral, es generalmente satisfactoria para la mayoría de los pacientes, pero ocasionalmente es necesario apelar a hidratación intravenosa. 

Sin antibióticos, la infección se resuelve entre 4 a 8 días para la mayoría de los casos. Las infecciones severas pueden durar de 3 hasta 6 semanas.


COMPARTE

Si te ha gustado esta entrada

Deja algún comentario y no dudes en compartir el artículo en tus redes sociales. A nosotros nos harás un gran favor y puede que a alguno de tus contactos también le guste y comparta a su vez. Muchas gracias de parte del equipo de Medicusmeo.

    Comentarios Blogger
    Comentarios Facebook

0 comments :

Post a Comment